domingo, 26 de marzo de 2017

Miedo

Hola Miedo!
aquí estas un día mas acompañándome en mi viaje por la vida.
Cada vez que escucho que alguien ha tenido una recaída te haces un poco mas grande.
Cada vez que alguien muere de cáncer, te alimentas y creces. 
He estado intentando meterte debajo de todos los trastos, en un rincón bien oscuro donde no pudiera verte. Donde no molestaras. Te necesitaba quieto y en silencio.
Pero últimamente vienes en forma de dolor de espalda y sigues creciendo.
Hoy he decidido ponerte luz, encender la bombilla de ese cuarto oscuro para verte con detenimiento, y al verte y no imaginarte me he dado cuenta de que eres mas pequeño de lo que imaginaba y menos feo.


He decidido sentarme un rato a hablar contigo, mirarte a los ojos. Llorarte. Gritarte. Y cuando este preparada abrazarte.


Sé que no eres mi enemigo, me ha costado mucho tiempo entenderlo.
Yo que siempre soy fuerte y estoy bien, que siempre pienso en positivo como voy a tener miedo?
Yo que doy clases de gestión emocional, y no soy capaz de controlarte.
Pues si así es, tengo miedo y a ratos mucho.


Hoy me da miedo seguir el patrón de mi ama y acabar como ella, me da miedo no ver crecer a mi hijo. Me da miedo que me necesite y no estar a su lado.


Sí me da miedo, mucho miedo.


Y en este rato mientras escribo y te miro, te observo, me he dado cuenta de que cada vez te has hecho mas pequeño, hasta desaparecer, seguramente no del todo, y seguirás dando vueltas en algún rincón oscuro de mi. Pero esta vez no tardaré tanto en darte luz, y mirarte para que no cojas tanta fuerza.


Miedo, lo siento pero confío, confío en la vida , y en que todo irá bien.
Y es que no me queda otra cosa que confiar, y vivir.
Así que gracias por darme esa ostia de realidad, y hacer que me agarre fuerte a la vida y a mis ganas de vivir y ser feliz.